mi práctica como psicólogo

Qué tipo de psicólogo soy

Soy un profesional flexible y sensato. Me siento cómodo con la complejidad y la incertidumbre, y en contacto con mi propia humanidad y emocionalidad. Respeto los distintos ritmos, no juzgo lo que traigas a terapia, y la esperanza que transmito es con fundamento. Me gusta mi trabajo, y soy ante todo honesto y comprometido con ofrecer lo mejor que sé.

La trampa de la etiqueta

A veces se acude al psicólogo con una etiqueta diagnóstica que al final es confusa y/o errónea (por esto no listo trastornos con síntomas, y desaconsejo el autodiagnóstico en internet). Yo relativizo mucho los diagnósticos estándar- busco siempre comprender qué sucede a varios niveles, y el cómo y por qué generar cambio.
No uso tests (prefiero escuchar y comprender, que medir).

Sobre la frecuencia y la duración

La psicoterapia no es un proceso estándar ni mecánico, así que tú eliges; confío en que cada un@ es capaz de decidir por sí mism@. Cada persona, cada proceso, cada momento son distintos: como no hay certezas, prefiero que tú tengas la última palabra (doy mi parecer, pero me adapto en lo posible). No obstante, un ritmo habitual para muchas personas es el quincenal; hay quien viene 2 sesiones y quien viene diez.

En qué trabajo y cómo

Mi especialidad clínica son los trastornos de ansiedad, depresivos, y de personalidad, pero muchos de los que me consultan buscan ayuda para procesos de crecimiento personal o de pareja, desbloqueo, u orientación. Siempre intento trabajar en el aquí y ahora (aunque a veces toca arañar el pasado), no juzgar, y buscar la manera de ayudar que más se adapte a cada persona; busco soluciones y facilitar el cambio. La confidencialidad es absoluta.
Hago terapia con adultos y jóvenes (no con niños).

Divanes y mesas

Ni unos ni otras: prefiero que nos sentemos en sillones cómodos, cara a cara, sin barreras en medio; es más auténtico y personal. Y con luz natural. Aunque también podemos sentarnos con una mesa en medio, si te es más cómodo...
Hago terapia online (Skype), aunque hay diferencia en conexión y fluidez. Les veo sentido por necesidad especial, y por ello sólo suelo hacerla con personas a las que previamente conozca cara a cara.

Seguridad social y seguros

Tristemente, los recortes y ciertas mentalidades obsoletas han hecho muy difícil trabajar en concidiones adecuadas en la pública (yo trabajé en hospitales durante 7 años). Tampoco trabajo con seguros porque sus carencias (autorizaciones previas de psiquiatra, limitaciones de tiempo) lo convierten en un sinsentido. Eso sí, mantengo unas tarifas razonables (la media en cada localidad) y adapto el ritmo a las particularidades de cada uno.